• CrisolStudio

Art Journal. Búsqueda del tesoro en Reyes. La revancha.

Después del éxito de Nochebuena, mi hija mayor no esperó mucho para tomarse la revancha. El día de Reyes, me montó una búsqueda del tesoro digna de la mejor Escape Room, ambientada en nuestros viajes familiares.

He hecho una portada específica para este año. En tela guateada para que esté bien protegido.

Os ahorro las páginas iniciales del año, que han sido "confinadas", para contaros en detalle el reto de Reyes. Si me seguís en Instagram, las podéis ver.


Os cuento las pruebas completas y al final, no te vayas, que te enseño el art journal terminado.

Si te gustan las escape tooms, sonreirás con alguna de las pruebas. Te las cuento por si te apetece organizar algo parecido para tu familia. Si lo haces y mi post te ayuda, cuéntamelo que me encantará verlo.


Comenzamos con una caja labrada de madera en cuyo interior hay un pen drive, un papel doblado y la imagen y el texto que se ve en la foto.

Como véis en el texto. Es toda una venganza. Y me encanta que se sirva de mis diarios de viaje para localizar alguna pista.

Empiezo con la foto, que reconozco rápidamente. El puente de Carlos en Praga. Fué un viaje en el que anduvimos lo que no está escrito. Tiro de Google translator y me dice que Nejde Dolu significa "no bajando".

En mi diario tengo un recuerdo del día que subimos al castillo y ya agotados al final de la visita, mi hijo preguntó si no podíamos coger el tranvía. No sé por qué dije lo que dije, pero la frase "no baja tranvía" se quedó para la historia y forma parte de la lista de frases familiares que lleva mi hija anotadas religiosamente. Ahí estaba mi pista: Tranvía.


A ver qué hay en el pen drive: Un fichero Readme y una presentación de power point.

Obviamente, la ppt estaba protegida por contraseña. Tecleo "Tranvía" y listo. Estoy dentro.

Me encuentro con esto. Una grabación de una cámara de seguridad con distintos rincones de mi salón. En un momento dado, hay una interferencia minúscula y las imagenes, que en apariencia son las mismas, han cambiado sutilmente. Un aplauso para mi hijo, que montó el video. De 10.


Los cambios en las imágenes me indicaban 3 lugares donde encontré una serie de fotos y unas fichas con lo que parecía ser parte del metro de NYC.



Hay fotografías del viaje a Amsterdam y capturas de pantalla de Google maps. Las fotos del maps llevan números en determinadas señales. Por detrás de las fotos había símbolos, que había que emparejar. Eso me dejaba una foto nuestra con una foto de Google. Entrando en Street view en la localización de nuestra foto, tenía que buscar exactamente la imagen y sustituir los números por las letras correctas, completando la siguiente pista. (Aquí hubo un baile de letras y en vez de "bolita", Marta puso "oblita" . Otra más que añadir a las frases familiares).

Os pongo el ejemplo del Magere Brug, el puente más estrecho de Amsterdam. Nuestra foto llevaba el mismo símbolo que la foto de Street View. No me acordaba del nombre del puente, así que tiré de mi diario para encontrarlo.

Me voy a Google maps a buscar Magere Brug y encuentro exactamente la misma imagen


Ahí compruebo que las letras que faltan y que están marcadas con los número 8 y 9 son la O y la B. Y así con todas. Me encantó esta prueba. A la estantería, pues.

Allí me encuentro con un saquito de arpillera con un candado y una foto nuestra en lo alto del Duomo de Florencia. La esquina inferior derecha está recortada a modo de escaleras. ¿Cuál será el código que abra el candado? Fácil, de nuevo a mi diario donde leo que la subida al Duomo tiene 463 escalones. Ya tengo el código del candado.

En la bolsita me encuentro una caja de madera que al abrirla, muestra "Ponte Vecchio".

Aquí lo tengo claro. De algo tenían que servir las escape rooms que hemos hecho y los libros y pelis del Código Da Vinci. (Cómo disfrutamos en Florencia con todos estos detalles).

Estaba claro que era un ambigrama. Le dí la vuelta a la caja y listo: Arcón entrada. Allí había escondidos otros dos papelitos. Uno con un laberinto referente a uno de los últimos viajes a Andorra, donde los chicos casi se quedan al otro lado de la montaña sin poder coger el remonte de vuelta.

Una vez resuelto el laberinto, se podía leer (con algo de imaginación) "árbol". Pues al árbol de Navidad que voy. Allí había otro papel atado con otro candado. El código para abrirlo estaba en una ecuación. Así que ahí estoy contando las botellas, tabaco y chocolate que podemos pasar por la Aduana en el viaje de vuelta de Andorra. Os lo dejo sin resolver para que os entretengáis un rato.

La pista del árbol, era una foto nuestra en San Francisco, del día que fuimos en bici a Sausalito, con un código de Spotify y el texto " casi estás". ¡¡¡No me queda nada.!!!

El código de Spotify, me llevó a la canción del Musical Dear Evan Hansen, "In the bedroom down the hall". Pues me lo decía clarito, en la habitación al fondo del pasillo.

Y allí estaba, colgadito de la puerta. Y no, no es una botella., pero estaba cerrada con un candado, cachis.

Recordáis que había recogido unas fichas del metro de NYC? Pues recompuse el puzzle y había marcadas dos estaciones, una de la linea 1 y otra Wall Street en las líneas 4 y 5. Dato que también tenía en mi diario, con una foto justo de la boca de metro de Wall Street. Mi código era 145

Y finalmente, mi regalo: Una colección de troqueles enormes, tanto de alfabeto como numérico. Parece que estos Reyes me conocen bien.

Estuve lo menos una hora con las pruebas y no puedo estar más feliz.

Muy orgullosa de mis hijos, que se lo han currado y aunque estas Fiestas han sido un poco agridulces, han sabido sacar lo mejor. Mil gracias.

El listón está bien alto para el próximo año... Deseando que llegue.


Y hasta aquí las pruebas. Ahora el diario, en el que hay un montón de detalles y sobres para guardar todas las pruebas. No te vayas, que te va a gustar.




Muchas gracias por la visita.

Entradas Recientes

Ver todo