• CrisolStudio

Detrás de un taller mixed media (I)

Actualizado: may 4

¿Cómo preparar un taller artístico? ¿o una clase de manualidades? ¿y un taller online? Te cuento qué se cuece por detrás.

Lo primero, el proyecto.


Ocurre muchas veces que estás trabajando en una pieza y piensas "estaría bien hacer un taller para enseñarlo".

Otras veces partes de una necesidad. Bien porque te han preguntado por cómo se hace algo que ya has mostrado, o bien porque te preguntan por cómo utilizar cierto material o alguna técnica en concreto.

En ambos casos, una vez decidido el proyecto, comienzo mi lista.


Repito por completo el proyecto, tomando nota de las técnicas, el proceso, el tiempo que lleva cada paso y los materiales necesarios, así como las respuestas a los posibles errores que se puedan cometer en el taller.

¿Los materiales son accesibles o puedo sustituirlos por otros similares? Si utilizo algún "tesoro" que tengo guardado y que es único, voy a tener que buscar otra opción que pueda comprar fácilmente. ¿El coste de los materiales es muy elevado? ¿Qué materiales se pueden compartir y cuáles deben traer los alumnos al taller?


¿En cuánto tiempo podemos acabar el proyecto? ¿Hace falta un día completo?


En el caso de un taller presencial, mi grupo preferido es de hasta 12-15 personas. ¿Dispongo de una sala donde llevarlo a cabo? En caso contrario, tengo que buscar una sala para alquilar, añadir al precio el coste de los extras (café, agua, snacks...)


Establecer el precio del taller teniendo en cuenta los materiales, los extras, el alquiler o en su caso, gastos generales del local, el tiempo empleado y mi tarifa como tallerista.


Siguiente paso, preparar la promoción, posts en redes sociales, web o tienda, un video o fotos del proyecto, el boca a boca, elegir una fecha teniendo en cuenta otros eventos que puedan solaparse, ponerlo a la venta y ... cruzar los dedos para que interese a la gente.


Según se vayan apuntando los alumnos, hay que ir preparando los kits para el material, comprar lo que haga falta, llevar el control de los pagos, contestar dudas e ir tachando tareas de la lista.


Unas horas antes del taller, preparar el espacio con los kits, herramientas, material para compartir, toallitas, papel de cocina, pistolas de calor, alargadores si hacen falta, agua, café, snacks (el chocolate es imprescindible), papeleras, música, comprobar que el teléfono está cargado para sacar un montón de fotos y poder incluirlas después en el diario del taller. Ya sólo queda pasarlo genial.


Como véis, es un proceso muy pensado y elaborado que hace que podamos disfrutar juntas de una experiencia artística completa.


En el caso de un taller online, el proceso es ligeramente diferente. Os lo cuento en un próximo post.






Entradas Recientes

Ver todo